Garzón: “El acceso a alimentos sanos, inocuos y suficientes es un derecho que ha de garantizarse en condiciones de igualdad”

imagen de recurso
Día Mundial de la Seguridad Alimentaria

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, asegura que uno de los grandes retos de nuestro tiempo es profundizar en el concepto de “una única salud” y avanzar en “patrones de producción y consumo que no pongan en peligro la vida misma”

 

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha señalado este martes que el acceso a alimentos “sanos, inocuos y suficientes” es un derecho que ha de “garantizarse” en condiciones de igualdad.

En la inauguración del acto organizado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) para conmemorar el Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos, Garzón ha explicado que el Gobierno está trabajando para que la producción y consumo de alimentos sea, a su vez, sostenible con el medio cultural y ambiental.

“Garantizar alimentos sanos, inocuos y en cantidad suficiente es fundamental para mantener la vida misma. Y profundizar en el paradigma one health, de una única salud, es necesario para contar con un enfoque integral de la buena salud humana, animal y también la del planeta”, ha enfatizado el ministro.

En su opinión, en el actual contexto marcado por las consecuencias de la Covid-19, la guerra en Ucrania y la crisis climática, hay una “preocupación creciente” entre la ciudadanía por cuestiones como la “amenaza de una severa crisis alimentaria” o como el riesgo alimentario que supone ingerir alimentos contaminados o que contengan sustancias tóxicas.

Ante ello, Garzón ha reconocido la labor tanto de la AESAN como de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y ha reivindicado el conocimiento y la evidencia científica como “el camino para concienciar, dar información y garantías” a los consumidores sobre los alimentos que adquieren.

En este sentido, el ministro ha abogado por seguir impulsando cambios en los hábitos de consumo diario que desemboquen en una ciudadanía concienciada por los impactos ambientales, sociales y sanitarios del origen de los alimentos que consumen y que buscan más información para consumir de forma responsable.

“Tenemos la capacidad de intervenir porque estamos ante un problema de voluntad política, no técnico. Necesitamos cambiar el modelo de producción y consumo porque, de no hacerlo, estamos poniendo en peligro la vida misma”, ha advertido Garzón.

Por ello, según ha añadido, son fundamentales campañas como la EU Choose Safe Food 2022 presentada este martes por AESAN y EFSA. El objetivo es ofrecer a las personas consumidoras distintas herramientas para aprender a elegir, consciente y responsablemente, los mejores alimentos para su salud individual y la del planeta.

El acto, que incluye dos mesas redondas para debatir sobre cuestiones relacionadas, entre otras, con el desperdicio alimentario o la seguridad de los envases, también ha conmemorado los 20 años de la aprobación del reglamento marco europeo de seguridad alimentaria.

Garzón ha considerado que la aprobación de esta normativa supuso “un cambio radical” en el enfoque de la seguridad alimentaria en la Unión Europea. Asimismo, ha valorado su planteamiento “global e integrado” basado, por una parte, en la evaluación y análisis científico independiente y, por otra, en la creación de un organismo como la EFSA para velar por la inocuidad y seguridad de lo que comemos.

“Queda mucho por hacer y hay que enfrentar muchas resistencias, pero no hay alternativas. La responsabilidad que tenemos es enorme y hoy celebramos este Día Mundial de la Seguridad Alimentaria sabiendo que tenemos la suerte de contar con profesionales e investigadores que son esenciales para abordar estos retos. El Ministerio de Consumo es un instrumento más de ayuda en esta tarea con la que estamos profundamente comprometidos”, ha concluido el ministro.