Juego

El registro de autoprohibidos para juegos y apuestas online aumentó un 13,64% en 2021

El número de personas que ha solicitado que se le prohíba jugar online en 2021 en España ha aumentado un 13,64% respecto al año anterior, según los datos de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ).

En total, 7.640 nuevas personas solicitaron el año pasado, motu proprio, ser inscritas en el registro de interdicciones del juego online. Esto supone que la cifra global de personas que ha pedido que se le prohíba acceder a juegos de azar a través de Internet fue de 63.646 en 2021, frente a las 56.006 de 2020.

Garzón defiende la necesidad de avanzar en normativas que protejan a las personas más vulnerables ante los efectos negativos de los juegos de azar

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha destacado este viernes la necesidad de seguir avanzando en normativas que protejan y defiendan a las personas más vulnerables ante los efectos negativos de los juegos de azar.

Como ejemplo, y tras un encuentro con representantes de la Asociación Riojana de Jugadores de Azar en Rehabilitación (ARJA) en Logroño, Garzón ha valorado el proyecto de Ley del juego que está desarrollando el Parlamento riojano y que prohibirá que se abran establecimientos de juego a menos de 200 metros lineales del área de influencia de centros educativos.

Más de 6.000 personas pidieron en 2020 su exclusión del juego online en España

Cuando una persona detecta su adicción al juego, una de las medidas de protección que existen en España es la inscripción en el registro de autoprohibidos, que le impide el acceso a la actividad. Al darse de alta, la administración y las empresas imposibilitan la entrada a portales online donde se puede apostar. En esta base de datos se pueden inscribir voluntariamente aquellas personas que quieren protegerse a sí mismas y a sus familias de los efectos de una acción compulsiva del juego.

Consumo regulará cajas de recompensa o "lootboxes" de los videojuegos para avanzar en la prevención de la ludopatía en menores

En su comparecencia ante la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados, el ministro ha enumerado algunas medidas en las que trabaja para la prevención y el freno del juego problemático y, concretamente, aquellas enfocadas a la protección de los sectores de la población más vulnerables, entre ellos los menores.